Escritos

Un nuevo fantasma

Nunca te hablé de mi primer fantasma, aquel que acogí y convertí en un sueño agradable, uno que no hiere más; nunca te hablé de aquel primer dolor y aquel frío si estaba demasiado cerca…

Hoy el fantasma eres tú, escondido en el fondo de un espejo, mirándome día tras día sin decir nada. Me asustas. Me asustas porque no quiero verte, quiero olvidar que estás ahí, quiero que me sueltes de una vez por todas y te vayas lejos a destruir a alguien más, a consumirte hasta que desaparezcan tus huellas y heridas, tus palabras feas y tu egoísmo.

¿Quién diría que antes brillabas? Conduciéndote imponente, hablábamos… Un día comenzaste a perder color, lo supe porque quisiste tomar mi mano y me sentí gris, entendí que me querías arrastrar contigo al limbo en el que ahora vives, a las sombras y el enmedio entre lo que puede sentirse y lo que no. Huí.

Lamento el lugar donde estás, espero pronto te desvanezcas del todo.

Steph.

Una respuesta a “Un nuevo fantasma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s